Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Óscar Sánchez Nombela

Profesor de Lengua y Literatura

APUNTES DEL CURSO 2007-2008

Cuatro de febrero

[…][1] y eso es precisamente de lo que hablábamos la semana pasada; porque, recuerden ustedes, a comienzos del S.XX es cuando el Arte alcanza una autonomía propia de tal forma que el Símbolo tiene su referente, su explicación, su regla del juego, dentro de la propia gestación artística. Es más, y ya hemos hablado de esto en anteriores clases, en ocasiones esas imágenes simbólicas de nuevo cuño llegan incluso a prestigiarse de tal forma que empiezan a formar parte de la tradición (estoy pensando, por ejemplo, en la imagen de la muerte a través de la noche y de los perros). E insisto, todo esto tiene su origen en el Modernismo, entendiendo  ese movimiento como una renovación estética y cultural, como búsqueda y encuentro de un lenguaje capaz de expresar un modo diferente de aprehender la realidad.

                Para hoy, tenían ustedes que analizar esa independencia del símbolo y esa explicación del significado de su significado dentro de la propia obra; en otras palabras, comprobar la autorreferencialidad del símbolo. Para ello, debían desentrañar el sentido que posee el color verde (su símbolo) en  la película Vértigo, de Alfred Hitchcock. Ya se apuntó que desde la perspectiva de nuestra propia tradición cultural podemos rastrear distintas interpretaciones del símbolo del color verde, que no vamos a repetir. Todos esos significados no encajan para explicarlo aquí. Como supongo todos han visto la película este fin de semana[2], ya saben que en la primera aparición de Madeleine lleva un vestido de color verde y ya saben que el coche de Madeleine es de color verde. No solo esto, y esto es más sutil, en la escena del cementerio o en la escena del bosque de secuoyas, Madeleine siempre aparece envuelta en una nebulosa verde[3]. Curiosamente es en esos momentos en los que parece imbuida por el espíritu de Carlota Valdés. Y en la segunda parte ocurre igual: Judy lleva un jersey  verde la primera vez que entra en escena. Y me imagino que habrán visto que cuando se culmina la transformación de Judy en Madeleine  en el momento de salir del baño, un halo verdoso procedente del luminoso del hotel vuelve a difuminar los contornos[4]. Claro está que todo esto no puede ser casual, de lo contrario no sería Vértigo la gran obra que es. Y la explicación se encuentra precisamente en la escena del bosque de secuoyas. Allí se afirma de esas secuoyas gigantes y milenarias lo siguiente: “siempre verdes, siempre vivas”. Ahí es donde está la clave del símbolo del color verde dentro de la creación artística, un símbolo lleno de significado autorreferencial. Aquí, el color verde es el símbolo de lo eterno, de lo que vive siempre; por eso Judy sale del baño envuelta en ese color, y es que Madeleine ha vuelto a la vida, ha vuelto de entre los muertos.


[1] En la grabación, faltan los primeros minutos de la clase.

[2] Se trata de una fina ironía del Profesor. Aquel curso, aquellos alumnos no fueron precisamente muy trabajadores.

[3] Efectivamente, el propio Hitchcock le declara a François Truffaut en El cine según Hitchcock que “[…] cuando James Stewart seguía a Madeleine en el cementerio, los planos de ella la hacían bastante misteriosa, pues los rodamos a través de filtros de niebla; conseguíamos así un efecto coloreado de verde por encima del brillo del sol”.

[4] El Profesor parece conocer claramente el libro de Truffaut. Cito literalmente las palabras del director en aquella entrevista: “Cuando Stewart encuentra a Judy, la hice residir en el Empire Hotel de Post Street porque hay en la fachada un anuncio de neón verde, que parpadea constantemente. Esto me provocó de manera natural, sin artificio, el mismo efecto de misterio sobre la muchacha, cuando sale del cuarto de baño; está iluminada por el neón verde”.



escrito el 21 de Febrero de 2011 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar