Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Óscar Sánchez Nombela

Profesor de Lengua y Literatura

COMENTARIO DE TEXTO. NIVEL: 4º ESO.

RIMA XI. GUSTAVO A. BÉCQUER

TEMA / ESTRUCTURA

             El tema del poema es la búsqueda del amor. La forma que utiliza el autor para expresar esto es breve y sencilla, en ella refleja su mundo interior: es un texto de raíz romántica, no exaltado sino intimista.

             El poema se presenta en tres estrofas que adoptan la forma del diálogo entre un YO y un TÚ donde predomina la función apelativa entre ese YO y ese TÚ.

             A nivel interno podemos distinguir dos partes: la primera parte correspondería a las dos primeras estrofas en las que el yo lírico se encuentra asediado por la búsqueda del amor por parte de lo sensorial que siempre rechaza; la segunda parte correspondería a la tercera estrofa donde el yo lírico encuentra el verdadero amor en lo inmaterial.

             El poema empieza de forma abrupta situándonos en una situación comunicativa que se produce en ese instante y en la que no conocemos quién habla ni a quién se dirige. Comienza con la afirmación de la propia personalidad, con el pronombre de primera persona: YO. Ese yo representa a una mujer que hace elogio de sí misma. El nivel léxico refuerza esta idea con el empleo de un vocabulario que remite a campos léxicos que hacen referencia a aspectos externos, es decir, ese yo, esa mujer morena simboliza la pasión, el goce producido por atributos externos. A nivel sintáctico señalar la repetición de las mismas estructuras sintácticas, construcción que se altera en el verso tres. En esta primera estrofa se produce la intervención del interlocutor de ese yo, que ocupa medio verso, y que rechaza lo que se le ofrece.

             En la segunda estrofa se produce un paralelismo semántico con la primera estrofa: de nuevo aparece un yo y un tú; ese yo representa de nuevo cualidades externas que son ofrecidas al interlocutor. Esos atributos son ahora distintos: frente a la pasión, dichas; frente al  ardor, palidez; frente a la mujer morena, la mujer rubia; frente a los goces, la ternura. También hay otro paralelismo con la primera estrofa: se produce en el verso tres un hipérbaton que no es muy violento. A nivel sintáctico no se produce paralelismo (frente al yo ahora tenemos mi). La intervención del interlocutor es igual que en la primera estrofa: ocupa medio verso y también rechaza lo que se le ofrece. Aquí se produce (con respecto al final de la primera estrofa) un paralelismo semántico y sintáctico reflejado en la construcción quiasmática de la respuesta del autor.

             En la tercera estrofa se produce un paralelismo sintáctico con respecto a la primera estrofa: recurre de nuevo al pronombre “yo”. A nivel semántico el paralelismo desaparece: frente a las cualidades positivas, cualidades negativas (imposible, fantasma); frente a lo material, lo inmaterial; frente a lo sensitivo, lo inasible. Esta tercera estrofa la pregunta es sustituida por una negación. A pesar de esta negativa que supone la imposibilidad del amor el interlocutor identifica el verdadero amor con ese tipo de mujer. Su intervención vuelve a ocupar medio verso y se encuentra entre signos de exclamación; no se da el paralelismo semántico ni sintáctico de sus intervenciones y además concluye el poema con el uso del imperativo que refuerza el deseo de acercarse a ese amor a través de la función apelativa. A pesar de la negatividad de amar el yo lírico acepta este amor que es más aunténtico.

ANÁLISIS MÉTRICO

             Tres estrofas compuestas por cuatro versos decasílabos con cesura que divide al verso en dos hemistiquios. Las pausas métricas coinciden con las gramaticales. Además cada estrofa tiene cierre semántico. No hay encabalgamientos. En cuanto a la rima, los versos impares riman entre sí en consonante y los impares en asonante. Existe un predominio de la acentuación llana. No hay ninguna estrofa de este tipo.

CONCLUSIÓN

             La búsqueda del amor ideal se produce en una pugna dialéctica con la realidad exterior que rodea al poeta. El amor auténtico se encuentra más allá de los percibido por los sentidos; quizá sea un sueño, quizá sea un imposible, pero esto no debe disuadirnos de intentar encontrarlos. O quizá, incluso, el verdadero amor se encuentre en su propia búsqueda.



escrito el 29 de Noviembre de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar