Aprender a Pensar

Registrarse

Repensar la Educación

Óscar Sánchez Nombela

Profesor de Lengua y Literatura

LA RECETA DE “EL MÉDICO DE SU HONRA” o EL TEMA DEL HONOR EN EL TEATRO CLÁSICO

La obra “El médico de su honra”  de Calderón la cierran tres personajes: don Gutierre, el Rey y doña Leonor. Evidentemente estamos ante tres personajes pertenecientes a las altas esferas de la sociedad, y tres personajes, por supuesto, con honor. Don Gutierre encumbra el honor: al igual que un noble pone su escudo en la puerta de su casa para hacer ostensión de ese honor, él pone en la puerta la marca de sus manos manchadas de sangre, porque el honor se lava con la sangre; es decir, no basta con ser noble. El honor es una preocupación constante que hay que cuidar y aparentar, y para ello hay que tomar las medidas necesarias, incluso la sangre.

                El Rey le dice a Gutierre que ya que su honor acaba de ser lavado con sangre le puede dar la mano a doña Leonor. Esto supone dos cosas: primero, que Leonor tiene honor; y segunda, que si Gutierre ha recuperado el honor tras el derramamiento de la sangre y se puede casar , eso quiere decir que tiene las manos manchadas con la sangre de su mujer. Esta intervención del Rey nos deja una constancia sutil de su papel en este tipo de comedias del S.XVII, ese papel que ejerce como personaje que devuelve el orden social tras el desorden motivado con el contexto general de la obra. Él es la justicia, y su poder emana de un origen divino. Por eso Gutierre no lo cuestiono y dice “sí, lo doy”; y además advierte a Leonor: te doy mi mano, pero bañada en sangre. Se lo deja claro, lo más importante, por encima incluso del matrimonio, es el honor (el amor ni siquiera se menciona). Pero es que a Leonor ni le importa ni le sorprende. Ella también forma parte de esa sociedad que ha convertido el honor en el principio que rige sus mundos.

                Claro que es un tema del que también participa el espectador de la época. No olvidemos la heterogeneidad del público de este tipo de espectáculos. Y que ese concepto del honor no es exclusivo de la nobleza. Se trata de poseerla, mantenerla y aparentarla. Por lo tanto se produce una dialéctica de la que el receptor, el espectador coetáneo, se ve implicado, ya que se está tratando algo acerca de uno de los pilares de la sociedad áurea.

                Gutierre, por si no ha quedado claro, insiste: soy médico de mi honra, una vez la he curado con sangre y esta ciencia no se me olvida. La respuesta es lapidaria: si yo enfermo, cúrame. Es decir, si yo como tu mujer te deshonro y pierdes el honor, nuestra categoría social se verá mermada al perder el decoro. Ante eso, mejor la muerte. Para Leonor, al igual que Gutierre, lo importante es esa pátina exterior del honor real y aparente. Ninguno de los dos acude al matrimonio a través del amor: aceptan el matrimonio como una solución decidida por el rey y aceptada por todos como lo más adecuado para restablecer el orden perdido y recuperar el honor, tanto Gutierre como Leonor. Pero no olvidemos que las manos de don Gutierre están manchadas de sangre; y es que estaría dispuesto a volver a hacerlo pues con esa condición da la mano a Leonor. Pero, ¿puede estar una persona, un caballero del XVII, en posesión de su honor cuando tiene las manos manchadas de la sangre de su mujer? Quizá para responder a esto necesitaríamos conocer las circunstancias de esa supuesta traición, traición que no se llevó a cabo ya que don Gutierre mata a su esposa por sospechas y no por hechos. Desde luego que el tema que plantea Calderón es espinoso en la época y lo que provoca en escena es la función última del teatro: conmover al espectador para que éste también participe con su opinión, con su agrado o desagrado del proceso artístico.             



escrito el 28 de abril de 2010 por en General


1 Comentario en LA RECETA DE “EL MÉDICO DE SU HONRA” o EL TEMA DEL HONOR EN EL TEATRO CLÁSICO

  1. alejandra reyes ortega | 05-03-2011 a las 22:19 | Denunciar Comentario
    1

    la obra de pedro calderon de la barca me pareció muy buenea..
    de vdd me gusto muchOO..!!

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar